El laboratorio Abbott podría cerrar su planta de Liniers

Un informe de un medio especializado en la actividad de la industria de los laboratorios y la producción farmacológica, indica con preocupación que una planta perteneciente al Laboratorio Abbott con 125 años de trayectoria en el país, ubicada en el barrio porteño de Liniers podría cerrar sus puertas como parte del comienzo de su partida definitiva. Se trata de la planta ubicada sobre la calle Madero al 100 a metros de la estación Liniers del Ferrocarril Sarmiento, que se dedica a la elaboración de productos manufacturados y que fuera la sede del laboratorio Northia. El informe señala que otra unidad que podría cambiar de manos es la que la norteamericana Abbott y según pudo saber este medio, la compañía aún no definió el futuro de la planta que es una de las seis que heredó en el país, tras la adquisición a nivel global del grupo Recalcine en el 2014. La misma se dedica a la producción de antibióticos inyectables y sólidos, y podría ser vendida o directamente cerrada en función de la antigüedad de su infraestructura