Charla la perspectiva constitucional en el Centro Comercial Alberdi

La imagen puede contener: texto

En la tarde hoy desde las 19 horas se desarrollará con la presencia del Abogado Constitucionalista Eduardo Barcesat, la charla "La perspectiva constitucional", en la sede del Centro Comercial Alberdi, ubicada sobre la avenida del mismo nombre al 5667 del barrio e Mataderos, esta actividad se suma a los reiterados encuentros

 y charlas que desarrolla el centro que es presidido por Jorge Elger, en este caso la charla del importante Constitucionalista, Académico Profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires contará con la presentación del Dr. Mario Filippi. En entrevistas recientes Barcesat al ser consultado sobre la necesidad de realizar una reforma constitucional expresó: Se necesita una constitución que no sea un pacto de caudillos sino una obra del pueblo, como debería ser. La expresión más genuina del principio de soberanía del pueblo. Hay que reformar la pata dogmática de la Constitución porque estamos con el proyecto de 1853 de una Argentina agro-exportadora, latifundista, rentista, enfocada en vivir de la producción de la tierra y no en otra cosa. Eso no sirve más. No tutela los recursos y riquezas naturales. Estoy dando una serie de conferencias recorriendo el territorio y propiciando la idea de esta nueva Constitución, además de lo que vamos a modificar en la parte orgánica. Me refiero al Poder Judicial que hay que cambiarlo totalmente, al sistema y las personas. Y agregó sobre las características que debería tener la nueva carta magna “En la parte dogmática diría primero la integración con Latinoamérica y el Caribe. Hay que recuperar la UNASUR y la CELAC. En estos momentos estamos inermes en cuanto a cooperación de pueblos y gobiernos progresistas en Latinoamérica. Se han desmantelado esas organizaciones. Se las ha dejado de lado. Siguen existiendo pero no tienen una función política como en otras épocas. El segundo elemento es la tutela efectiva de recursos y riquezas naturales. Hay una situación paradojal. Los principales tratados internacionales de Derechos Humanos, y destaco los pactos internacionales de Naciones Unidas del año 66, tienen una singularidad y es que la cláusula primera del derecho civil y el de derecho económico es la misma: el derecho a la autodeterminación, la independencia económica y la titularidad de los pueblos sobre sus riquezas y recursos naturales. No son de los estados ni de los gobiernos sino de los pueblos.