Denuncian por abuso a un cura del colegio religioso San José de Liniers

Un alumno del Instituto San José del barrio de Liniers denunció que un cura del establecimiento que, en estado de ebriedad, lo manoseó mientras él y otros chicos cocinaban para un evento solidario en la parroquia. La denuncia se realizó en la sede de la comisaría 9B de la Policía de la Ciudad quien recibió el miércoles

un oficio judicial para notificar la prohibición de contacto entre el sacerdote imputado y el menor denunciante, además de su exclusión de la Parroquia Tránsito de San José de Liniers y del Instituto San José, ubicado en la Avenida Emilio Castro 6351/91 del barrio de la Comuna 9. La denuncia quedó radicada en el juzgado Nacional en los Criminal y Correccional 63, y la investigación la lleva adelante la fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional 1, a cargo de Estela Andrades. De acuerdo al relato del menor, "el sacerdote Arul nos recibió en el Instituto y cocinamos hasta altas horas de la noche. Por cuestiones de tiempo, no alcanzamos a hacer las 500 empanadas y accedió a que siguiéramos cocinando". Y agregó en relato: "Cerca de las 12 de la noche, el padre Nelson Jerez bajó de su habitación en un estado alcohólico bastante intenso y comenzó a hacer chistes a los chicos del grupo, de los cuales tres eran chicas mayores, otro chico mayor, seis menores y yo". "A las chicas les dijo en 'broma' que iban al grupo misionero para estar conmigo porque era un pibe lindo y después toqueteaba a los chicos (el pelo, los hombros) y constantemente se acercaba a mí y me hablaba", relató el joven. Algunos de los padres de los chicos que concurren al establecimiento expresaron su indignación con lo ocurrido y recriminaron al instituto religioso por qué de la presencia del cura (que contaba con antecedentes abuso y adulteración de certificados de defunción en un hogar de chicos discapacitados en Chile, donde fue director durante 20 años.) mientras que otros padres y madres se llamaron a silencio. Desde el establecimiento educativo religioso San José de Liniers, difundieron un comunicado donde detallaron que se decidió "separar al sacerdote de toda responsabilidad y tarea, hasta tanto el tema sea debidamente aclarado", pero según señalaron padres de alumnos de la institución, "será apartado sólo por 90 días".